Poema El bastn de laca de Jorge Luis Borges

El bastn de laca

de Jorge Luis Borges


Mara Kodama lo descubri. Pese a su autoridad y a sufirmeza, es curiosamente liviano. Quienes lo ven lo advierten; quieneslo advierten lo recuerdan.
Lo miro. Siento que es una parte de aquel imperio,infinito en el tiempo, que erigi su muralla para construir unrecinto mgico.
Lo miro. Pienso en aquel Chiang Tzu queso que era una mariposa y que no saba aldespertar si era un hombre que haba soado ser unamariposa o una mariposa que ahora soaba ser un hombre.
Lo miro. Pienso en el artesano que trabaj elbamb y lo dobl para que mi mano derecha pudiera calzarbien en el puo.
No s si vive an o si ha muerto.
No s si es tahoista o budista o si interrogael libro de los sesenta y cuatro hexagramas.
No nos veremos nunca.
Est perdido entre novecientos treintamillones.
Algo, sin embargo, nos ata.
No es imposible que Alguien haya premeditado estevnculo.
No es imposible que el universo necesita estevnculo.


Analizar métrica y rima de El bastn de laca