Poema Ha llegado el olor de Rubn Bonifaz Nuo

Ha llegado el olor

de Rubn Bonifaz Nuo


Ha llegado el olor, el filo
de su dental caricia; la preciosa
amarga flor nocturna: madre nuestra,
collar que junta nuestros cuellos.

Y voy corno embriagado, como en dicha;
como herido me llevan; como sueo
pstumo al despertar, como si hubiera
bebido hasta embriagarme, estoy viviendo.
Como en vino saciado.

Dnde el agobio, dnde la pobreza?

Era, de pronto, levantarse
descalzo y con temor, y a media noche,
y a recorrer la casa despoblada
-yo mismo el enemigo-, con la intil
esperanza de que fuera slo
un paso de ladrn el escuchado.

Mujer salobre y nica,
desnuda irresistiblemente,
que camina, simplsima y desnuda
debajo de sus ropas, madurando
la cosecha de aceites y de humo.
nico da de la vida.

Como en halo de lmpara,
como en regazo tuyo, como en tibio
paladar, sujetado, me someto;
librado a la fortuna, reconquisto
mis brazos y mis deudas, y levanto
mi victoria terrestre.

Yo te regalo ahora
lo que me liga a ti; yo me pregunto,
en medio, qu seguimos; qu pretende
tu corazn.

Acaso yo te miro

en verdad; acaso donde el siempre
y el nunca vuelven comprensibles
la granada y el orden de las uvas
y el gregario esplendor de la mazorca,
y la miel colectiva.

No sin trabajo y guerra me divido
por dentro, y t me asilas y renes
debajo de tu brazo. Y no es en vano.




Analizar métrica y rima de Ha llegado el olor