Poema Historia del pensamiento de Manuel Acua

Historia del pensamiento

de Manuel Acua


Cuando a su nido vuela el ave pasajera
a quien amparo disteis, abrigo y amistad
es justo que os dirija su cntiga postrera,
antes que triste deje, vuestra natal ciudad.

Al pjaro viajero que abandon su nido
le disteis un abrigo, calmando su inquietud;
oh! tantos beneficios, jams dar al olvido
durable cual mi vida ser mi gratitud.

En prueba de ella os dejo lo que dejaros puedo,
mis versos, siempre tristes, pero los dejo as;
porque pienso, a veces que entre sus letras quedo,
porque al leerlos creo que os acordis de m.

Voy, pues, a referiros una sencilla historia,
que en mi alma desolada, honda impresin dej;
me la contaron... Dnde?... es frgil mi memoria...
acaso el hroe de ella... o bien, la so yo.

Era una linda rosa, brillante enredadera,
tan pura, tan graciosa, esplndida y gentil.
que era el mejor adorno de la feliz pradera,
la joya ms valiosa del floreciente abril.

Al pie de ella creca un pobre pensamiento,
pequeo, solitario, sin gracia ni color;
pero mir a la rosa y respiro su aliento
y concibi por ella el ms profundo amor.

Mirando a su querida pasaba noche y da.
Mil veces ay! le quiso su pena declarar;
pero tan lejos siempre, tan lejos la vea,
que devoraba a solas su pena y su pesar.

A veces le mandaba sus tmidos olores,
pensando que llegaba hasta su amada flor;
pero la brisa, al columpiar las flores,
llevbase muy lejos la pena de su amor.

El pobre pensamiento mil lgrimas verta,
desoladoras lgrimas, de acbar y de hiel,
mientras la joven rosa, sin ver a otras creca,
y mientras ms creca, ms se alejaba de l.

Llega un jazmn en tanto a la pradera bella,
tambin l a la rosa al punto que la vio;
pero l fue ms dichoso, pudo llegar hasta ella,
le declar su pena, y al fin la rosa am...

Comprenderis ahora al pobre pensamiento,
al ver correspondido a su feliz rival?
No comprendis su horrible, su brbaro tormento
al verse condenado a suerte tan fatal?

Despus lo transplantaron; vivi en otras praderas
indiferencia, olvido y hasta placer fingi:
miraba flores lindas, brillantes y hechiceras,
pero su amor constante y fiel compareci.

Por fin una maana, estando muy distante,
el cfiro contole las bodas del jazmn;
el escuch sonriente, y ciego y delirante,
loco placer fingiendo, crey olvidar al fin.

Pero al siguiente da con lgrimas le vieron
las flores, e ignorando su oculto padecer,
"T lloras, pensamiento, t lloras", le dijeron:
"No es nada, contestoles, es llanto de placer".

*

Ved la sencilla historia que os ofrec contaros,
acaso os entristezca pero la dejo as;
adis, adis, ya parto; me atrevo a suplicaros
que la leis a solas y os acordis de m.



Analizar métrica y rima de Historia del pensamiento