Poema I. Serranillas de Marqus de Santillana

I. Serranillas

de Marqus de Santillana



Serranilla I

Serranilla de Moncayo,
Dios vos d buen ao entero,
ca de muy torpe lacayo
farades cavallero.

Ya se pasava el verano,
al tiempo que onbre se apaa
con la ropa la tajaa,
encima de Oxmediano
v serrana sin argayo
andar al pie del otero,
ms clara que sale en Mayo,
ell alva, nin su luzero.

Dxele: "Dios nos mantenga,
serrana de buen donayre."
Respondi como en desgayre:
Ay!, que en hora buena venga
aquel que para Sanct Payo
desta yr mi prisionero."

E vino a m como un rayo
diziendo: "Preso, montero."

Dxele: "Non me matedes,
serrana, sin ser odo,
ca yo non soy del partido,
desos por quien vos lo avedes.

Aunque me vedes tal sayo
en Agreda soy frontero,
e non me llaman Pelayo,
mager me vedes seero."

Desque oy lo que deza,
dixo: "Perdonad, amigo,
mas folgad ora comigo,
e dexad la montera.

A este urrn que trayo
quered ser mi parcionero,
pues me fallesi Mingayo
que era comigo ovejero.

Entre Torellas y el Fayo
pasaremos el Febrero."

Dxele: "De tal ensayo,
serrana, soy placentero."

Serranilla II

En toda la su monta[]a
de Trasmoz a Veratn
non v tan gentil serrana.

Partiendo de Conejares,
all susso en la montaa,
erca de la Travessaa,
camino de Trasovares,
encontr moa loana
poco ms ac de An
riberas de una fontana.

Traa saya apretada,
muy bien pressa en la cintura;
a guisa d'Estremadura
inta, e collera labrada.

Dixe: "Dios te salve, hermana;
Aunque vengas de Aragn,
desta sers castellana."

Respondime: "Cavallero,
non penseis que me tenedes,
ca primero provaredes
este mi dardo pedrero;
ca despus desta semana
fago bodas con Antn,
vaquerizo de Morana."

Serranilla III

Despus que nac,
no v tal serrana
como esta maana.

All en la vegela
a Mata'l Espino,
en ese camino
que va a Looyuela,
de guissa la vy
que me fizo gana
la fruta tenprana.

Garnacha traa
de oro, presada
con broncha dorada,
que bien pareca.

A ella volv
diziendo: "Loana,
e soys vos villana?"

"S soy, cavallero;
si por m lo avedes,
decit qu queredes?,
fablat verdadero."

Yo le dixe ass:
"Juro por Santana
que no soys villana."

Serranilla IV

Por todos estos pinares
nin en el Val de la Gamella,
non v serrana ms bella
que Menga de Mananares.

Desendiendol yelmo yusso,
contral Bovalo tirando
en esse valle de susso,
v serrana estar cantando:
salula, segunt es uso,
dixe: "Serrana, estando
oyendo, yo non m'excuso
de faer lo que mandres."

Respondime con uffana:
"Bien vengades, cavallero;
Quin vos trae de maana
por este valle seero?
Ca por toda aquesta llana
yo non dexo andar vaquero,
nin pastora, nin serrana,
sinon Pasqual de Bustares.

"Pero ya, pues la ventura
por aqu vos ha traydo,
convien en toda figura,
sin ningunt otro partido,
que me dedes la intura,
entremos braz partido;
ca dentro en esta espessura
vos quiero luchar dos pares."

Desque v que non poda
partirme dall sin daa,
como aquel que non saba
de luchar arte nin maa,
con muy grand malencona.

Armle tal guadamaa
que cay con su porfa
cerca de unos tomellares.

Serranilla V

Entre Torres y Canena,
aerca de Salloar,
fall mora de Bedmar
sanct Julln en buen estrena.

Pellote negro vesta,
e lienos blancos tocava,
a fuer dell Andaluca,
e de alcorques se calava.

Si mi voluntad agena
no fuera en mejor lugar,
no me pudiera escusar
de ser preso en su cadena.

Preguntele d bena
despus que la ove saluado,
o qul camino faza.

Dxome que d'un ganado
quel guardavan en Razena,
e passava al Olivar,
por coger e varear
las olivas de Ximena.

Dixe: "Non vades seera,
seora, que esta maana
han corrido la ribera,
aquende de Guadana,
moros de Valdepurchena
de la guarda de Abdilbar;
ca de vervos mal passar
me sera grave pena."

Respondime: "No curedes,
seor, de mi compaa;
pero graias e meredes
a vuestra grant cortesa;
ca Miguel de Jamilena
con los de Pegalajar
son pasados atajar:
vos tornad en ora buena.

Serranilla VI

Moa tan fermosa
non v en la frontera,
como una vaquera
de la Finojosa.

Faziendo la va
del Calatraveo
a Santa Mara,
venido del sueo,
por tierra fragosa
perd la carrera,
do v la vaquera
de la Finojosa.

En un verde prado
de rosas e flores,
guardando ganado
con otros pastores,
la v tan graciosa,
que apenas creyera
que fuese vaquera
de la Finojosa.

Non creo las rosas
de la primavera
sean tan fermosas
nin de tal manera;
fablando sin glosa,
si antes supiera
de aquella vaquera
de la Finojosa.

Non tanto mirara
su mucha beldad,
porque me dexara
en mi libertad.

Mas dixe: "Donosa
(por saber quin era),
aquella vaquera
de la Finojosa?..."

Bien como riendo,
dixo: "Bien vengades,
que ya bien entiendo
lo que demandades:
non es desseosa
de amar, nin lo espera,
aquessa vaquera
de la Finojosa.

Serranilla VII

Serrana, tal casamiento
no consiento que fagades,
car de vuestro perdimiento,
maguer non me conocades,
muy grant desplazer avra
en vos ver enajenar
en poder de quien mirar
nin tratar non vos sabra.

Serranilla VIII

Madrugando en Robledillo
por yr buscar un venado,
fall luego al Colladillo
caa, de que fui pagado.

Al pie dessa grant montaa,
la que dien de Verossa,
v guardar muy grant cabaa
de vacas moa fermosa.

Si voluntat no m'engaa,
no v otra ms graiosa:
si alguna desto s'ensaa,
lela su namorado.

Serranilla IX

Mouela de Bores
all do la Lama
psom'en amores.

Cuyd que olvidado
Amor me tena,
como quien s'ava
grand tiempo dexado
de tales dolores,
que ms que la llama
queman amadores.

Mas v la fermosa
de buen continente,
la cara plaiente,
fresca como rosa,
de tales colores
qual nunca vi dama
nin otra, seores.

Por lo qual: "Seora
(le dixe), en verdat
la vuestra beldat
saldr desd'agora
dentre estos alcores,
pues merese fama
de grandes loores."

Dixo: "Cavallero,
tiratvos fuera:
dexat la vaquera
passar al otero;
ca dos labradores
me piden de Frama,
entrambos pastores."

"Seora, pastor
ser si queredes:
mandarme podedes,
como servidor:
mayores dulores
ser m la brama
que oyr ruyseores."

Asy concluymos
el nuestro proesso
sin facer exesso,
nos avenimos.

fueron las flores
de cabe Espinama
los encobridores.

Serranilla X

De Vytoria me parta
un da desta semana,
por me passar a Alegra,
do v moa lepuzcana.

Entre Gaona e Salvatierra,
en esse valle arbolado
donde s'aparta la sierra,
la v guardando ganado,
tal como el alvor del da,
en un hargante de grana,
qual tod'ome la querra,
non vos digo por hermana.

Yo lo las de Moncayo
e sus gestos e colores,
de lo qual non me retrayo,
e la mouela de Bores;
pero tal fisonoma
en toda la su montaa
ierto non se fallara,
nin fu tan fermosa Yllana.

De la moa de Bedmar,
a fablarvos iertamente,
ran ove de loar
su grand e buen continente;
mas tampoco negara,
la verdat, que tan loana,
aprs la seora ma,
non v doa nin serrana.

Serranilla (Villancico) que hizo el Marqus a tres hijas suyas

Por una gentil floresta
de lindas flores e rosas,
vide tres damas fermosas
que de amores han requesta.

Yo, con voluntad muy presta
me llegu a conoscellas.
Comen la una dellas
esta cancin tan honesta:

Aguardan a m:
nunca tales guardas vi.

Por mirar su fermosura
destas tres gentiles damas,
yo cobrme con las ramas,
metme so la verdura.

La otra con gran tristura
comen de sospirar
[e] dezir este cantar
con muy honesta mesura:

La nia que los amores ha
sola, cmo dormir?

Por no les fazer turbana
non quise yr ms adelante
a las que con ordenana
cantaban tan consonante.

La otra con buen semblante
dixo: "Seoras de estado,
pues las dos aveys cantado,
a m conviene que cante:

Dexadlo al villano pene:
vngueme Dios dele."

Desque huvieron cantado
estas seoras que digo,
yo sal desconsolado,
como hombre sin abrigo.

Ellas dixeron: "Amigo,
non soys vos el que buscamos,
mas cantad, pues que cantamos."
Dixe este cantar antiguo:

Sospirando yva la nia
e non por m,
que yo bien ge lo entend.




Analizar métrica y rima de I. Serranillas