Poema Josefa A. Perdomo de Gastn Fernando Deligne

Josefa A. Perdomo

de Gastn Fernando Deligne


Ya se integr al espritu fecundo
que un tiempo hiciera palpitar su lira,
ya es tomo y celaje y blando efluvio
del perfume, la luz y la armona.

Nos deja en sus meldicos cantares
inmaculado resplandor celeste,
como el halo divino de una estrella
cuando traspone trmula el Poniente.

Enamorada del ameno valle
y del florido soto fue calandria
que alguna vez al ter ascendiera
con la serena majestad del guila.

Gloria y honor del sexo en que el futuro
vincula honor y gloria y alegra,
fue de aquellas que irradian las virtudes
prez del hogar, que los hogares nimban.

Y es de aquellas criaturas venturosas
cuya vida fue salmo, hermoso y noble;
y ante cuyo sepulcro esparce adelfas
y cese la patria de crespones.



Analizar métrica y rima de Josefa A. Perdomo