Poema Las tres musas ltimas castellanas 25 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas ltimas castellanas 25

de Francisco de Quevedo y Villegas



Castigas en la guila el delito
de los celos de Juno vengadora,
porque en velocidad alta y sonora
llev a Jove robado el catamito?

O juzgaste su osar por infinito
en atrever sus ojos a tu aurora,
confiada en la vista vencedora,
con que miran al Sol de hito en hito?

O porque sepa Jove que en el cielo,
cuando Venus fulminas, de tu rayo
ni el suyo est seguro, ni su vuelo?

O a Csar amenazas con desmayo,
derramando su emblema por el suelo,
honrando los leones de Pelayo?



Analizar métrica y rima de Las tres musas ltimas castellanas 25