Poema Las tres musas ltimas castellanas 70 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas ltimas castellanas 70

de Francisco de Quevedo y Villegas



Con sacrlega mano el insolente
pueblo, de los milagros convencido,
alza las piedras, ms endurecido
cuanto el Seor atiende ms clemente.

Muera quien al vivir eternamente,
que se neg a Abrahn, nos ha ofrecido;
murieron los profetas, y, escondido,
yace Moiss, caudillo ms valiente.

Burl las piedras, que despus miraron
con lstima a la Cruz de Dios, vestida,
y de noche por l, cielos y estrellas,

donde todas de envidia se quebraron
de que para instrumento de la vida
ms quisiere a la Cruz que a todas ellas.



Analizar métrica y rima de Las tres musas ltimas castellanas 70