Poema Las tres musas ltimas castellanas 74 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas ltimas castellanas 74

de Francisco de Quevedo y Villegas



Tus decretos, Seor, altos y eternos,
supieron fabricar, enamorados,
de nada tantos cielos, y, enojados,
hicieron de los ngeles infiernos.

El polvo de que T quisiste hacernos,
advertidos nos tiene y castigados,
y tus aos vivisteis despreciados,
ms solos y ms pobres los ms tiernos.

Cuando naciste humilde, te llevaron
mirra los reyes; mueres Rey, y luego
el tributo te vuelven en bebida.

Para morir, Seor, te coronaron:
hallas muerte en palacio, guerra y fuego,
y en el pesebre, reyes, paz y vida.



Analizar métrica y rima de Las tres musas ltimas castellanas 74