Poema Oda XVIII En la ascensin de Fray Luis de Len

Oda XVIII En la ascensin

de Fray Luis de Len


Y dejas, Pastor santo,
tu grey en este valle hondo, escuro,
con soledad y llanto;
y t, rompiendo el puro
aire, te vas al inmortal seguro?

Los antes bienhadados,
y los agora tristes y afligidos,
a tus pechos criados,
de ti desposedos,
a d convertirn ya sus sentidos?

Qu mirarn los ojos
que vieron de tu rostro la hermosura,
que no les sea enojos?
Quien oy tu dulzura,
qu no tendr por sordo y desventura?

Aqueste mar turbado,
quin le pondr ya freno? Quin concierto
al viento fiero, airado?
Estando t encubierto,
qu norte guiar la nave al puerto?

Ay!, nube, envidiosa
aun deste breve gozo, qu te aquejas?
D vuelas presurosa?
Cun rica t te alejas!
Cun pobres y cun ciegos, ay, nos dejas!




Analizar métrica y rima de Oda XVIII En la ascensin