Poema Parado en una piedra de Csar Vallejo

Parado en una piedra

de Csar Vallejo


Parado en una piedra,
desocupado,
astroso, espeluznante,
a la orilla del Sena, va y viene.
Del ro brota entonces la conciencia,
con peciolo y rasguos de rbol vido:
del ro sube y baja la ciudad, hecha de lobos abrazados.

El parado la ve yendo y viniendo,
monumental, llevando sus ayunos en la cabeza cncava,
en el pecho sus piojos pursimos
y abajo
su pequeo sonido, el de su pelvis,
callado entre dos grandes decisiones,
y abajo,
ms abajo,
un papelito, un clavo, una cerilla...

Este es, trabajadores, aquel
que en la labor sudaba para afuera,
que suda hoy para adentro su secrecin de sangre rehusada!
Fundidor del can, que sabe cuntas zarpas sonacero,
tejedor que conoce los hilos positivos de sus venas,
albail de pirmides,
constructor de descensos por columnas
serenas, por fracasos triunfales,
parado individual entre treinta millones de parados,
andante en multitud,
qu salto el retratado en su taln
y qu humo el de su boca ayuna, y cmo
su talle incide, canto a canto, en su herramienta atroz, parada,
y qu idea pie dolorosa vlvula en su pmulo!

Tambin parado el hierro frente al horno,
paradas las semillas con sus sumisas sntesis al aire,
parados los petrleos conexos,
parada en sus autnticos apstrofes la luz,
parados de crecer los laureles,
paradas en un pie las aguas mviles
y hasta la tierra misma, parada de estupor ante este paro,
qu salto el retratado en su tendones!
qu transmisin entablan sus cien pasos!
cmo chilla el motor en su tobillo!
cmo grue el reloj, pasendose impacientea sus espaldas!
cmo oye deglutir a los patrones
el trago que le falta, camaradas,
y el pan que se equivoca de saliva,
y, oyndolo, sintindolo, en plural, humanamente,
cmo clava el relmpago
su fuerza sin cabeza en su cabeza!
y lo que hacen, abajo, entonces, ay!
ms abajo, camaradas,
el papelucho, el clavo, la cerilla,
el pequeo sonido, el piojo padre!


Analizar métrica y rima de Parado en una piedra