Poema Rima II de Rubn Daro

Rima II

de Rubn Daro

Amada, la noche llega;
las ramas que se columpian
hablan de las hojas secas
y de las flores difuntas.
Abre tus labios de ninfa,
dime en tu lengua de musa:
recuerdas la dulce historia
de las pasadas aventuras?
Yo la recuerdo! La nia
de la cabellera bruna
est en la cita temblando
llena de amor y de angustia.
Los efluvios otoales
van en el aura nocturna,
que hace estremecerse el nido
en que una trtola arrulla.
Entre las ansias ardientes
y las caricias profundas,
ha sentido el galn celos
que el corazn le torturan.
Ella llora, l la maldice,
pero las bocas se juntan...
en tanto los aires vuelan
y los aromas ondulan;
se inclinan las ramas trmulas
y parece que murmuran
algo de las hojas secas
y de las flores difuntas.



Analizar métrica y rima de Rima II