Poema Sombra de Ricardo Jaimes Freyre

Sombra

de Ricardo Jaimes Freyre


Oh!, Cun fra est tu mano! Res? Por qu res?
Chocan tus dientes. Hay algo extrao en tus ojos. Tus miradas
hieren como dagas. Me hace dao tu risa,
me aterra el fro de tu mano descarnada:

Djame huir! Ya la noche dolorosa nos rode
con el pavor de sus sombras... Hay un abismo a mis plantas.
Hay un clamor en el fondo del abismo. Las tinieblas
se aglomeran en los flancos hendidos de las montaas.

Oh, esta mano no es la tuya! Por qu el fro de esta mano
penetra ya hasta mis huesos? Por qu brilla una guadaa
sobre mi frente...? No escuchas ese vago son que llega
suave y tenue, como el eco de una msica lejana?
Oh, cun triste es ese ritmo que suspira en mis odos
y conduce hasta mis ojos la amargura de mis lgrimas!
Oh, cun triste es ese ritmo! Djame llorar. Oh, djame
arrodillarme! Mis labios sabrn quiz una plegaria.

Tengo fro. Tengo miedo. Esas sombras que se mueven
son espectros que en el borde del abismo se entrelazan...
No me arrastres... Tengo miedo... Tengo miedo del abismo.
Djame huir... Ya la carne de mis huesos se separa...

Oh, ese espectro que a m viene con los brazos extendidos
y que absorbe con sus ojos mis pupilas abrasadas!
Ya mis manos estn yertas, ya estn secas mis pupilas
y el gemido del abismo, fro y lgubre me llama.

Vamos ya. Ves como empuja desprendidos eslabones
hacia el fondo de la cima la cadena de fantasmas?
Vamos ya. Llvame. Siento que el latido de mis venas
se acompasa con el ritmo de la msica lejana;
con el ritmo dulce y triste, que se mece en las tinieblas
y armoniza con mis pesos la caricia de sus alas,
como esquife
columpiando
de las ondas.
Suavemente... Lentamente,
por el blando
fugitivas
movimiento
que se extinguen
en la playa.
va ondulando en la penumbra,
en su danza tenebrosa la cadena de fantasmas...
Vamos ya para las entraas de la noche y el espanto...
Oh, el amor! Oh, la alegra! Oh, la dicha!
Oh, la esperanza!




Analizar métrica y rima de Sombra