Poema Viento de primavera de Claudio Rodrguez

Viento de primavera

de Claudio Rodrguez


Ni an el cuerpo resiste
tanta resurreccin, y busca abrigo
ante este viento que ya templa y trae
olor, y nueva intimidad. Ya cuanto
fue hambre, ahora es sustento. Y se aligera
la vida, y un destello generoso
vibra por nuestras calles. Pero sigue
turbia nuestra retina, y la saliva
seca, y los pies van a la desbandada,
como siempre. Y entonces,
esta presin fogosa que nos trae
el cuerpo an frgil de la primavera,
ronda en torno al invierno
de nuestro corazn, buscando un sitio
por donde entrar en l. Y aqu, a la vuelta
de la esquina, al acecho,
en feraz merodeo,
nos ventea la ropa,
nos orea el trabajo,
barre la casa, engrasa nuestras puertas
duras de oscura cerrazn, las abre
a no s qu hospitalidad hermosa
y nos desborda y, aunque
nunca nos demos cuenta
de tanta juventud, de lleno en lleno
nos arrasa. S, a poco
del sol salido, un viento ya gustoso,
sereno de simiente, sopl en torno
de nuestra sequedad, de la injusticia
de nuestros aos, alent para algo
ms hermoso que tanta
desconfianza y tanto desaliento,
ms gallardo que nuestro
miedo a su honda rebelin, a su alta
resurreccin. Y ahora
yo, que perd mi libertad por todo,
quiero or cmo el pobre
ruido de nuestro pulso se va a rastras
tras el clido son de esta alianza
y ambos hacen la msica
arrolladora, sin comps, a sordas,
por la que se llegar algn da,
quiz en medio de enero, en el que todos
sepamos el por qu del nombre: viento
de primavera


Analizar métrica y rima de Viento de primavera