Poema Ya no mana la fuente, se agot el manantial de Mara Rosala Rita de Castro

Ya no mana la fuente, se agot el manantial

de Mara Rosala Rita de Castro

Ya no mana la fuente, se agot el manantial;
Ya el viajero all nunca va su sed a apagar.

Ya no brota la hierba, ni florece el narciso,
Ni en los aires esparcen su fragancia los lirios.

Slo el cauce arenoso de la seca corriente
Le recuerda al sediento el horror de la muerte.

Mas no importa!; a lo lejos otro arroyo murmura
Donde humildes violetas el espacio perfuman.

Y de un sauce el ramaje, al mirarse en las ondas,
Tiende en torno del agua su fresqusima sombra.

El sediento viajero que el camino atraviesa,
Humedece los labios en la linfa serena
Del arroyo que el rbol con sus ramas sombrea,
Y dichoso se olvida de la fuente ya seca.

*

*

*

Cenicientas las aguas, los desnudos
rboles y los montes cenicientos;
Parda la bruma que los vela y pardas
Las nubes que atraviesan por el cielo,
Triste, en la tierra, el color gris domina,
El color de los viejos!

De cuando en cuando de la lluvia el sordo
Rumor suena, y el viento
Al pasar por el bosque
Silba o finge lamentos
Tan extraos, tan hondos y dolientes,
Que parece que llaman por los muertos.

Seguido del mastn, que helado tiembla,
El labrador, cubierto
Con su capa de juncos cruza el monte;
El campo est desierto,
Y tan slo en los charcos que negrean
Del ancho prado entre el verdor intenso
Posa el vuelo la blanca gaviota
Mientras graznan los cuervos.

Yo desde mi ventana,
Que azotan los airados elementos,
Regocijada y pensativa escucho
El discorde concierto

Simptico a mi alma...
Oh, mi amigo el invierno!
Mil y mil veces bien venido seas,
Mi sombro y adusto compaero.
No eres acaso el precursor dichoso
Del tibio mayo y del abril risueo?
Ah!, si el invierno triste de la vida,
Como t de las flores y los cfiros,
Tambin precursor fuera de la hermosa
Y eterna primavera de mis sueos!...



Analizar métrica y rima de Ya no mana la fuente, se agot el manantial