Poemas de Esteban Echeverría

Esteban-Echeverría
Nombre: Esteban Echeverría
Nacimiento: Buenos Aires Virreinato del Río de la Plata 2 de septiembre de 1805
Muerte: Montevideo Uruguay 19 de enero de 1851
Nacionalidad: Argentina
Biografía de Esteban Echeverría

Poemas de Esteban Echeverría



Poesías de Esteban Echeverría preferidas de nuestros lectores


  • La diamela


  • Dióme un día una bella porteña,
    que en mi senda pusiera el destino,
    una flor cuyo aroma divino
    llena el alma de dulce embriaguez;
    me la dio con sonrisa halagüeña,
    matizada de puros sonrojos,
    y bajando hechicera los ojos,
    incapaces de engaño y doblez.

    En silencio y absorto toméla
    como don misterioso del cielo,
    que algún ángel de amor y consuelo
    me viniese, durmiendo, a ofrecer;
    en mi seno inflamado guardéla,
    con el suyo mezclando mi aliento,
    y un hechizo amoroso al momento
    yo sentí por mis venas correr.

    Desde entonces, do quiera que miro
    allí está la diamela olorosa,
    y a su lado una imagen hermosa
    cuya frente respira candor;
    desde entonces por ella suspiro,
    rindo el pecho inconstante a su halago,
    con su aroma inefable me embriago,
    a ella sola consagro mi amor.

    III


  • El desamor


  • Acongojada mi alma
    día y noche delira,
    el corazón suspira
    por ilusorio bien;
    mas las horas fugaces
    pasan en raudo vuelo,
    sin que ningún consuelo
    a mi congoja den.

    Entre mis venas corre
    sutil, ardiente llama,
    que sin cesar me inflama,
    y llena de dolor.
    Pero una voz secreta
    me dice: ¡infortunada!
    Vivirás condenada
    a eterno desamor.

    Como muere la antorcha
    escasa de alimento,
    así morir me siento
    en mi temprano albor:
    ningún soplo benigno
    da vigor a mi vida,
    pues vivo sumergida
    en triste desamor.

    Como fatuo destello
    que brilla y se evapora,
    se disipó en su aurora
    el astro de mi amor:
    fuese con él mi dicha,
    fuese con él mi calma;
    quedóle sólo a mi alma
    perpetuo desamor.

    V