Poema A las ardientes puertas de diamante de Lope de Vega

A las ardientes puertas de diamante

de Lope de Vega


Soneto 129

A las ardientes puertas de diamante,
coronado del árbol de Peneo,
mostraba en dulce voz llorando Orfeo
que allí puede llorar un tierno amante.

Suspendidas las furias de Atamante
y parado a sus lágrimas Leteo,
en carne, que no en sombra, su deseo,
vio su querida Eurídice delante.

¡Oh dulces prendas de perder tan caras!
tú, Salicio, ¿qué dices?, ¿amas tanto,
que por la tuya a suspender barajas

los tormentos del reino del espanto?
Paréceme que dices que cantaras
que el doblaran la prisión y el llanto.



Analizar métrica y rima de A las ardientes puertas de diamante


Comentarios de A las ardientes puertas de diamante