Poema Acuarela de Meira Delmar

Acuarela

de Meira Delmar


Es la hora primera.

Del oriente
llega el sol.

La luna,
despojada de los oros
de la noche,
baja lenta hacia el poniente
que la espera tras la raya
del horizonte.

Sobre el bajo continuo
                         de la orilla,
las olas desenvuelven,
una a una,
la música que traen
                         desde tan lejos
como el tiempo
y es un son, y otro son
                         y mil más sones,
acompasadores, repetidos,
derramados en la arena.

Los pájaros marinos
                         inauguran
sus vuelos,
raudos algunos, otros
pausados,
caen al agua, certeros,
se levantan, se alejan,
los esfuma por fin
                         la resolana.

Poco a poco se oyen
voces, ecos, un canto.

La brisa, jardinera,
salpica de azahares
el vivo azul del mar.

(Enero, 2001)