Poema De sus hermosos ojos, dulcemente de Francisco de Aldana

De sus hermosos ojos, dulcemente

de Francisco de Aldana



De sus hermosos ojos, dulcemente,
un tierno llanto Filis despedía
que por el rostro amado parecía
claro y precioso aljófar transparente.

En brazos de Damón, con baja frente,
triste, rendida, muerta, helada y fría,
estas palabras breves le decía
creciendo a su llorar nueva corriente:

«¡Oh pecho duro, oh alma dura y llena
de mil durezas!, ¿dónde vas huyendo?,
¿do vas con ala tan ligera y presta?»

Y él, soltando de llanto amarga vena,
della las dulces lágrimas bebiendo,
besola, y solo un ¡ay! fue su respuesta.



Analizar métrica y rima de De sus hermosos ojos, dulcemente


Comentarios de De sus hermosos ojos, dulcemente