Poema El poema de la carne de Francisco Villaespesa

El poema de la carne

de Francisco Villaespesa


Cuando me dices: Soy tuya,
tu voz es miel y es aroma,
es igual que una paloma
torcaz que a su macho arrulla.

Sobre mi mano dormida
de tu nuca siento el peso,
mientras te sorbo en un beso
todo el fuego de la vida.

Cuando ciega y suspirante
tu cuerpo recorre una
convulsión agonizante,

adquiere tu faz inerte
bajo el blancor de la luna
la palidez de la Muerte.


Analizar métrica y rima de El poema de la carne


Comentarios de El poema de la carne