Poema Nadie escuche mi voz y triste acento de Juan de Tassis y Peralta

Nadie escuche mi voz y triste acento

de Juan de Tassis y Peralta

de suspiros y lágrimas mezclado,
si no es que tenga el pecho lastimado
de dolor semejante al que yo siento.

Que no pretendo ejemplo ni escarmiento
que rescate a los otros de mi estado,
sino mostrar creído y no aliviado
de un firme amor el justo sentimiento.

Juntóse con el cielo a perseguirme
la que tuvo mi vida en opiniones
y de mí mismo a mí como en destierro.

Quisieron persuadirme las razones
hasta que en el propósito más firme
fue disculpa del yerro el mismo hierro.


Analizar métrica y rima de Nadie escuche mi voz y triste acento


Comentarios de Nadie escuche mi voz y triste acento