Poema Nunca me vi tan lejos de temeros de Lope de Vega

Nunca me vi tan lejos de temeros

de Lope de Vega


Soneto XXIII

Nunca me vi tan lejos de temeros,
mi Dios, que me olvidase de estimaros,
porque cuando más cerca de olvidaros,
entonces me pesaba de ofenderos.
Impulsos tuve yo para quereros,
por quien con más razón podéis quejaros:
no sé como tardaba de buscaros
en medio del temor de conoceros.
Andaba yo cual suele el delincuente,
que se le antoja vara de justicia
cualquier rumor, que a las espaldas siente;
pero de mis deleites la codicia
me daban armas y ánimo valiente,
para que se doblase mi malicia.



Analizar métrica y rima de Nunca me vi tan lejos de temeros


Comentarios de Nunca me vi tan lejos de temeros