Poema Ofreciendo a una belleza de Juan Bautista Arriaza

Ofreciendo a una belleza

de Juan Bautista Arriaza



Cuando del mar las ondas cristalinas
vieron nacer de Venus la hermosura,
no adornaban su frente o su cintura
mirtos de amor ni rosas purpurinas;

pero el agua le dio galas marinas,
perlas de su garganta a la blancura,
y, por guirnaldas, a su frente pura
caracoles y conchas peregrinas;

esa gracia y beldad que en ti descuella
junto a la mar nació, pues no repares
en dar marino adorno a tu sien bella,

para que en todo a Venus te compares,
y todos digan al mirarte: «Es ella,
en el momento en que nació en los mares.»



Analizar métrica y rima de Ofreciendo a una belleza


Comentarios de Ofreciendo a una belleza