Poema Por tierras de sol y sangre IX. El Generalife de Francisco Villaespesa

Por tierras de sol y sangre IX. El Generalife

de Francisco Villaespesa

              IX. EL GENERALIFE

En las aristas de las altas cumbres
la última brasa de la tarde humea.
Un silencio de paz duerme en la aldea,
que eleva entre los huertos sus techumbres

Y al corazón aquieta una saudade
de beatitud, mientras la sombra oscura,
con su mudo oleaje de pavura,
la soledad de mi aposento invade.

Entre un fresco perfume de jazmines
surtidor de cristal se eleva una
voz, que es como la voz de los jardines,

donde la luna su fulgor destella...
¡Y el ruiseñor y el rayo de la luna
me hicieron sollozar, pensando en Ella!



Analizar métrica y rima de Por tierras de sol y sangre IX. El Generalife


Comentarios de Por tierras de sol y sangre IX. El Generalife

comments powered by Disqus