Poemas de Alfonsina Storni

Alfonsina-Storni
Nombre: Alfonsina Storni
Nacimiento: Sala Capriasca, Suiza 29 de mayo de 1892
Muerte: Mar del Plata, Argentina 25 de octubre de 1938
Nacionalidad: Argentina
Biografía de Alfonsina Storni

Poemas de Alfonsina Storni



Poesías de Alfonsina Storni preferidas de nuestros lectores


  • ¡Adiós!


  • Las cosas que mueren jamás resucitan,
    las cosas que mueren no tornan jamás.
    ¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda
    es polvo por siempre y por siempre será!

    Cuando los capullos caen de la rama
    dos veces seguidas no florecerán...
    ¡Las flores tronchadas por el viento impío
    se agotan por siempre, por siempre jamás!

    ¡Los días que fueron, los días perdidos,
    los días inertes ya no volverán!
    ¡Qué tristes las horas que se desgranaron
    bajo el aletazo de la soledad!

    ¡Qué tristes las sombras, las sombras nefastas,
    las sombras creadas por nuestra maldad!
    ¡Oh, las cosas idas, las cosas marchitas,
    las cosas celestes que así se nos van!

    ¡Corazón... silencia!... ¡Cúbrete de llagas!...
    de llagas infectas ¡cúbrete de mal!...
    ¡Que todo el que llegue se muera al tocarte,
    corazón maldito que inquietas mi afán!

    ¡Adiós para siempre mis dulzuras todas!
    ¡Adiós mi alegría llena de bondad!
    ¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas,
    las cosas celestes que no vuelven más!...

  • Dos palabras


  • Esta noche al oído me has dicho dos palabras
    Comunes. Dos palabras cansadas
    De ser dichas. Palabras
    Que de viejas son nuevas.

    Dos palabras tan dulces que la luna que andaba
    Filtrando entre las ramas
    Se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras
    Que una hormiga pasea por mi cuello y no intento
    Moverme para echarla.

    Tan dulces dos palabras
    Que digo sin quererlo ¡oh, qué bella, la vida!
    Tan dulces y tan mansas
    Que aceites olorosos sobre el cuerpo derraman.

    Tan dulces y tan bellas
    Que nerviosos, mis dedos,
    Se mueven hacia el cielo imitando tijeras.
    Oh, mis dedos quisieran
    Cortar estrellas.