Poema El Cacahutal de san Pablo de Juan de Dios Peza

El Cacahutal de san Pablo

de Juan de Dios Peza


Casi mediando por filo
el siglo decimosexto,
pues sólo faltaba un año
para diez lustros completos,
un pregón del Santo Oficio
puso en gran alarma a México
asombrando a la nobleza
y a la plebe dando miedo.
Iban a ser conducidos
con gran pompa al Quemadero
más de cien penitenciados,
de grandes crímenes reos.

Herejes y judaizantes,
desde largo tiempo presos,
y firmes en las doctrinas
de Moisés y de Lutero,
de sus terribles sentencias
fijado el lúgubre término
pronto como relajados
iban a ser un ejemplo,
una sagrada enseñanza,
prueba, verdad y escarmiento
de que los hijos del diablo
deben morir en el fuego.

Alzáronse inmensas piras
sobre aquel lugar siniestro,
donde hallamos una plaza
de mercado en nuestros tiempos,
al lado sur del Palacio
donde reside el Gobierno.
Cansáronse muchos hombres,
gastóse mucho dinero
en los mil preparativos
del auto de fe más negro
que la Inquisición registra
en su historia en nuestro suelo.

Y corrió de boca en boca,
jurando todos ser cierto,
que ordenaba el Santo Oficio
que desde el conde al pechero
revistieran las fachadas
de sus propios aposentos
con todo lo que mostrase
aflicción, terror y duelo.

Que en balcones y ventanas
de las casas del trayecto,
que recorrer deberían
hasta el suplicio los reos,
se pusieran crucifijos
con verdes ceras ardiendo;
lazos y cortinas negras,
ramas de ciprés con heno
y por únicos adornos
los atributos más tétricos
de estatuas y de retablos
en tumbas y cementerios.

Que al pasar la comitiva,
con numeroso cortejo
de inquisidores y jueces
y de verdugos y pueblo,
ninguno hablara en voz alta
para no ofender al cielo,
y que de todas las bocas
salieran fervientes rezos,
para así atenuar un tanto
la suerte de los confesos.
Que era obligación de todos
rezar contritos el Credo
y repetirlo las veces
que les permitiera el tiempo
que tardaran en cambiarse
en cenizas los incrédulos.

Por último el Santo Oficio,
a nobles como a plebeyos,
ordenaba que llevasen
en torno del Quemadero
a sus esposas e hijos
para tomar escarmiento
de cómo padece y muere
y causa terror un réprobo.

Y les previno asimismo
que aquel que por sentimiento,
por compasión o ternura
en instantes tan supremos
solicitara clemencia
o indulto para los reos,
a las terribles hogueras
fuera arrojado con éstos.

Y se mandó que ninguna
de las gentes de este Reino
pudiera asistir al auto
ni conocer a los reos
sin haber en su parroquia
cumplidos los sacramentos
que lavan de toda culpa
y curan de todo yerro.

Con tan graves prescripciones
los habitantes de Méjico
esperaban el instante
en que un castigo tremendo
iba a cumplirse, llevando
cien hombres al Quemadero.

II

No hay plazo que no se cumpla,
dice un sabido proverbio,
y al fin llegó la alborada
que ansioso esperaba el pueblo.
Dentro de las tristes celdas
a los infelices reos
sus verdugos de rodillas
estas cosas les dijeron:

"Nosotros, que vuestras vidas
por mandato cortaremos,
vuestro perdón demandamos
en nombre del Juez Supremo
a quien también le pedimos
que os liberte del infierno".

Y esta fórmula cumplida
visten con hopa a los presos,
y los disponen y alistan
para caminar al fuego.

Entre todos, allí estaba
ocupando el primer puesto
un judaizante muy rico
y de carácter de hierro.

Contaban propios y extraños,
en público y en secreto
que vino a la Nueva España
a dedicarse al comercio.

Construyó un amplio palacio
un tanto churrigueresco,
en el barrio más distante
de la capital del reino.

Y arregló en el piso bajo
una casa de comercio
con dos puertas, de las cuales
una tuvo el privilegio

de que si entraba por ella
un comprador forastero,
sacaba, sin explicárselo,
más baratos los efectos.

Así vivió sin zozobras
el mercader mucho tiempo,
y le debió a una desgracia
turbar tan dulce sosiego.

Tuvo entre su muchedumbre
a una mujer a quien dieron
orden de que investigase
de aquel hombre los secretos;
y ella, astuta y maliciosa,
y fanática en extremo
llegaba noche por noche
junto a la alcoba del dueño,
y no le vio santiguarse
ni le escuchó ningún rezo.

Pero sí notó que siempre
se escucharan raros ecos
de golpes, como si diera
azotes en algún cuerpo;
miró por la cerradura
y vio con asombre inmenso
que aquel hombre fustigaba
con un rebenque de cuero
a un Niño Jesús, desnudo
y tendido sobre el suelo.

Le dio parte a la justicia
y no pasó mucho tiempo
sin que al hereje encontrara
el inquisidor Aldeño,
dando golpes a la imagen
del Príncipe de los Cielos.

Registrada aquella casa,
encontraron que el hebreo
en una de las dos puertas
de su casa de comercio
enterró dos crucifijos
y formaba su contento
vender al que los pisaba
más baratos los efectos.

Por crímenes tan terribles,
por tan grandes sacrilegios,
sentenciólo el Santo Oficio
a ser arrojado al fuego,
con coraza en la cabeza
y sambenito en el cuerpo,
conducido con una mula,
montado en sentido inverso,
con el rostro hacia la cola,
custodiado por dos negros.

Y que después de quemado,
para enseñanza del pueblo,
se esparcieran las cenizas
en alto a los cuatro vientos,
confiscándose sus bienes,
su habitación maldiciendo,
regando con sal y lumbre
los muros y los cimientos
y condenando a sus hijos
a calabozo perpetuo.

III

Cuentan viejos pergaminos
que el excomulgado reo,
cuando al suplicio marchaba
daba pavor por blasfemo.

Y que la mula elegida
para conducir su cuerpo
se encabritó tantas veces
que dio con él en el suelo;
y temiéndose que vivo
no llegara al Quemadero,
ordenaron que subiera
para sujetarlo un negro,
que lo estrechó entre sus brazos
en gran parte del trayecto.

El pueblo que contemplaba
tan espantosos sucesos,
sin explicarse el motivo,
dijo para sus adentros:
"Este hereje lleva el diablo
tan bien metido en el cuerpo,
que ni la mula aguanta
para no ofender al cielo".

Por ventanas y balcones,
en vez de salmos y rezos,
le arrojaban anatemas,
maldiciones y denuestos;
y como era mes de julio
en que siempre llueve en México,
y estaba el cielo nublado
y nada agradable el cierzo,
las gentes se sospechaban
que por no ver al blasfemo,
entre cenicientas nubes
permaneció el sol envuelto.

Así al horrible suplicio
llegaron a pasos lentos
más de cien excomulgados,
todos firmes y confesos.

Tocó el turno al israelita
que fue entre todos aquellos
el primer quemado vivo
por sus grandes sacrilegios.

Y dicen que al verse atado
al tosco mástil de hierro
y cuando ya lo envolvían
las rojas lenguas del fuego,
les gritaba a los verdugos
con tosco y rabioso acento
"Echen más leña, infelices,
que me cuesta mi dinero".

IV

Han transcurrido dos siglos
y aún está de pie y entero
el palacio en que habitara
el infortunado reo.

Llamóse Tomás Tremiño;
no murió joven ni viejo
y fue de carácter firme
y de condición discreto.

No se ha borrado su nombre
de la memoria del pueblo,
porque siempre el infortunio
del cristiano y del hebreo
hace palpitar llorando
a los corazones buenos.

Y se encomia y se bendice
y se aplaude con anhelo
la dicha de haber nacido
con la razón y el derecho
y sin hogueras que forjen
los grillos del pensamiento.



Analizar métrica y rima de El Cacahutal de san Pablo


Comentarios de El Cacahutal de san Pablo

comments powered by Disqus