Poema Milagro IV El premio de la Virgen de Gonzalo de Berceo

Milagro IV El premio de la Virgen

de Gonzalo de Berceo



Dun clerigo otro nos diz la escriptura
Que de Sancta Maria amaba su figura:
Siempre se inclinaba contra la su pintura,
Avie muy grant verguenza de la su catadura.

Amaba al so fijo e amaba a ella,
Tenie por sol al fijo, la madre por estrella,
Querie bien al fijuelo e bien a la ponçella,
Porque los servie pocco estaba con gran querella.

Apríso çinco motes, motes de alegria
Que fablan de los gozos de la Virgo Maria:
Diçielos el clerigo delante cada dia,
Avie ella con ellos muy grant plaçenteria.

Gozo ayas Maria que el angel credist,
Gozo ayas Maria que virgo conçebist,
Gozo ayas Maria que a Xpo parist:
La lei vieia çerresti, e la nueva abrist.

Quantas fueron la plagas que el fijo sufrió,
Diçie él tantos gozos a la que lo parió:
Si bono fo el clerigo, e bien lo mereçió,
Ovo gualardon bueno, buen grado reçibió.

Por estos çinco gozos debemos al catar,
Çinco sesos del cuerpo que nos façen peccar,
El ver, el oir, el oler, el gostar,
El prender de las manos que diçimos tastar.

Si estos çinco gozos que dichos vos avemos,
A la madre gloriosa bien gelos afreçemos,
Del ierro que por estos V. sesos façemos,
Por el so sancto ruego grant perdon ganaremos.

Enfermó esti clerigo de muy fuert manera
Que li querien los oios essir de la mollera,
Tenie que era toda complida la carrera,
E que li venie çerca la hora postremera.

Apareçiol la madre del Rey çelestial
Que en misericordia nunqua ovo egual:
Amigo, dissol, salvete el Sennor spirital,
De cuya madre fudt tu amigo leal.

Afuerzate, no temas, non seas desmarrido:
Sepas seras ayna desti dolor guarido:
Tente con Dios a una por de cuita essido,
Ca dizlo el tu pulso, que es bueno complido.

Io çerca ti estando, tu non ayas pavor,
Tente por meiorado de toda dolor:
Reçebi de ti siempre serviçio e amor,
Darte quiero el preçio de essa tu labor.

Bien se cuidó el clerigo del lecho levantar,
E que podrie por campo en sos piedes andar;
Mas a grant diferençia de saber a cuidar:
Ovose otra guisa esto a terminar.

Bien se cuidó el clerigo de la preson essir,
Con sus connosçientes deportar e reir;
Ma non podió la alma tal plazo reçebir:
Desamparó el cuerpo,ovo end a essir.

Prísola la Gloriosa de los çielos reyna,
Fuesse la afijada con la buena madrina,
Prisieronla los angeles con la graçia divina,
Levaronla al çielo do el bien nunqua fina.

La Madre Gloriosa lo que li prometió,
Benedicta sea ella que bien gelo cumplió:
Commo lo diçie ella él non lo entendió;
Mas en quanto que disso verdadera issió.

Quantos la voz udieron e vidieron la cosa,
Todos tenien que fizo miraculo la Gloriosa:
Tenien que fue el clerigo de ventura donosa
Glorificaban todos a la Virgo preçiosa.

? Capítulo anterior
Título del capítulo
Capítulo siguiente ?

Milagro III
Milagro IV
Milagro V



Analizar métrica y rima de Milagro IV El premio de la Virgen


Comentarios de Milagro IV El premio de la Virgen