Poema Del escenario a la celda de Juan de Dios Peza

Del escenario a la celda

de Juan de Dios Peza


I

Hermosa como la estrella
de la alborada de mayo
fue en Méjico hará dos siglos
doña Ana María de Castro.

Ninguna logró excederle
en la elegancia y el garbo
ni en los muchos atractivos
de su afable y fino trato.

Sus maneras insinuantes,
su genio jovial y franco,
su lenguaje clara muestra
de su instrucción y su rango:

su talle esbelto y flexible,
sus ojos como dos astros
y las riquísimas joyas,
con que esmaltó sus encantos.

La hicieron en todo tiempo
la más bella en el teatro,
la mejor por sus hechizos,
la primera en los aplausos.

Los atronadores vivas,
los gritos del entusiasmo
siempre oyó, noche por noche,
al pisar el escenario.

En canciones, en comedias,
en sacramentales autos,
ninguna le excedió en gracia,
ni le disputó los lauros.

Doña Ana entre bastidores
era de orgullo tan alto,
que a todos sus compañeros
trató como a sus lacayos.

Las maliciosas hablillas,
los terribles comentarios,
los epigramas agudos
y los rumores más falsos,

siempre tuvieron origen
según el vulgo, en su cuarto,
centro fijo en cada noche
de los jóvenes más guapos.

Allí en torno de una mesa
se charlaba sin descanso,
sin escrúpulos ni coto
de lo bueno y de lo malo.

Si la gazmoña chicuela
del marqués, ama a Fulano,
y si éste le guiña el ojo
escondido en algún palco;

Si la esposa de un marino
mira con afán extraño
al alabardero Azunza
que de algún noble está al lado;

Si el Virrey fijó sus ojos
con interés en el patio,
como en busca de un amigo
que subiera a acompañarlo,

sobre el último alboroto
de tal calle y de tal barrio
con alguaciles, corchetes
mujerzuelas y soldados

La actriz, risueña y festiva
oyendo tales relatos,
a todos daba respuestas
como experta en cada caso.

Algunos por conquistarse
su pasión más que su agrado,
sin lograr sus esperanzas
grandes sumas se gastaron;

otros con menos fortuna
sólo anhelaban su trato
viviendo como satélites
en derredor de aquel astro.

Ana, radiante de gloria,
miraba con desenfado
a los opulentos nobles
que eclipsara con su encanto.

Y en la sociedad más alta
censuraban su descaro
creyéndola una perdida,
foco de vicios y escándalos.

Mas no hay crónica que ponga
tan duros juicios en claro,
ni nos diga que a ninguno
se rindió por los regalos.

Ella protegió conquistas
de sus amigos más francos,
y quizá empujó al abismo
a los galanes incautos.

Astuta e inteligente
guardó en su amor tal recato
que tan valioso secreto
no han descubierto los años.

Se habla de un Virrey
que estuvo de doña Ana enamorado,
mas la historia no lo afirma
ni puedo yo asegurarlo.

Mujer hermosa y ardiente,
de genio y en el teatro,
por la calumnia y la envidia
tuvo medidos sus pasos.

II

Por sabias disposiciones
dictadas con gran acierto
las actrices habitaban
muy cerca del coliseo.

Este se alzó por entonces
entre el callejón estrecho
que del Espíritu Santo
llamamos en nuestro tiempo,

y la calle de la Acequia,
en los solares extensos
que hoy las gentes denominan
calle del Coliseo Viejo.

Y cerca, en vecina calle,
que por tener un colegio
destinado a las doncellas
"de las niñas" llama el pueblo,

las artistas del teatro
buscaron sus aposentos,
y de las Damas llamóse
a tal motivo aludiendo.

Una noche gran tumulto
turbó del barrio el sosiego,
a los más graves vecinos
levantando de sus lechos;

los jóvenes elegantes
formando corrillo inmenso,
seguidos de gente alegre
y poco amiga del sueño,

a la puerta de una casa
su carrera detuvieron
acompañando sus trovas
con sonoros instrumentos

-"Serenata a la de Castro",
dijo al mirarlos un viejo.
-¿Y por qué así la celebran?
preguntó un mozo indiscreto.

-¡Cómo por qué! dijo alguno;
el Virrey loco se ha vuelto
y prendado de la dama
ordena tales festejos.

-¿El Virrey?-Así lo dicen.
-¡El Virrey! -Ni más ni menos;
y allí cantan edecanes,
corchetes y alabarderos.
-¿Será posible ?
-Miradlos...
-¡Qué locuras!
-Y ¡qué tiempos!
-Los oidores están sordos.
-Al menos están durmiendo.
-¡Turbar en tan altas horas
la soledad y el silencio!
¡Y alarmar a los que viven
con recato en los conventos!

-¡Y por una mujerzuela!
-¡Una farsanta que ha puesto,
como a Job, a tantos ricos
que están limosna pidiendo!

-¿Y la Inquisición?-Se calla.
-¿Y la mitra?-¿Y el Gobierno?
-Doña Ana domina a todos
con su horrible desenfreno.

-¿Y es hermosa ?- Cual ninguna.
-¿Joven?-¡Y de gran talento!
-Y con dos ojos que vierten
las llamas del mismo infierno.

-Con razón con sus hechizos
vuelve locos a los viejos.
-El Virrey no es un anciano.
-Ni tampoco un arrapiezo.

-Pero escuchad lo que dicen
cantando esos bullangueros.
-Es el descaro más grande
tal cosa decir en verso.

Y al compás de la guitarra
vibraba claro el acento
de un doncel que así decía
en obscura capa envuelto:

-"¡Sal a tu balcón, señora,
que por mirarte me muero,
piensa en que por ver tus gracias
el trono y la corte dejo".

- Más claro no canta un gallo.
- Y todos lo estáis oyendo.
El Virrey deja su trono
por buscar a la... ¡Silencio!

-¡Cómo está la Nueva España!
-¡Pobre colonia! -Me atrevo
a decir que no se ha visto
cosa igual en todo el reino.

Y los del corro cantaban,
y al fin todos aplaudieron
al mirar que la de Castro
a su balcón salió luego.

- "¡Vivan la luz y la gracia,
la sandunga y el salero!
-Ya asomó el sol en oriente.
-¡Ya el alba tiñó los cielos!"

Y doña Ana agradecida
buscando a todos un premio,
llevó la mano a los labios
y al grupo le arrojó un beso.

Creció el escándalo entonces
rayó en locura el contento
y volaron por los aires
las capas y los sombreros,

Cerró su balcón la dama,
apagáronse los ecos,
dispersáronse las gentes
y todo quedó en silencio

III

Con grande asombro se supo,
trascurridas dos semanas
desde aquella escandalosa
aunque alegre serenata,

que las glorias de la escena,
los laureles de la fama,
el brillo y los oropeles
de la carrera dramática,

por inexplicable cambio,
por repentina mudanza,
sin reserva y sin esfuerzo
todo dejaba doña Ana.

Y alguno de los que saben
cuanto en los hogares pasa
y que exploran con cautela
los secretos de las almas,

dijo a todos los amigos
de artista tan celebrada
que un sermón del Viernes Santo
era de todo la causa.

El padre Matías Conchoso,
cuya elocuente palabra
los más duros corazones
convirtiera en cera blanda,

al ver entre su auditorio
a tan arrogante dama
atrayéndose en el templo
de los hombres las miradas,

habló de lo falso y breves
que son las glorias mundanas;
de los mortales pecados
de los que viven en farsas;

de los escándalos graves
que a la sociedad alarma
cuando una actriz sin recato
incautos pechos inflama;

y con tan vivos colores
pintó la muerte y sus ansias
y al infierno perdurable
que al pecador se prepara;

que la de Castro, temblando,
cayó al punto desmayada
con el hechicero rostro
bañado en ardientes lágrimas.

Sacáronla de aquel templo,
condujéronla a su casa,
y temiendo que muriera
fueron a sacramentarla.

Cuando cesaron sus males,
y estuvo en su juicio y sana,
en señal de penitencia
resolvió dejar las tablas;

y vendió trajes y joyas;
y las sumas que dejaran
se las entregó a la Iglesia
de su nuevo voto en aras.

Entró después de novicia
y su conducta sin mancha
y su piedad y su empeño
por vivir estando en gracia,

abreviaron sus afanes,
la dieron consuelo y calma
y tomó el hábito y nunca
el mundo volvió a mirarla.

Fueron tales sus virtudes
y sus hechos de enclaustrada,
que cuentan los que lo saben
que murió en olor de santa.

Por muchos años miróse
la celda pequeña y blanca
que ocupó en Regina Coeli
la memorable doña Ana.

Y aun se conservan los muros
de la antigua estrecha casa
en que vivió aquella artista
en la "Calle de las Damas".

Pasó, dejando animosa
riqueza, aplausos y fama,
del escenario a la celda
¡por la salvación del alma!



Analizar métrica y rima de Del escenario a la celda


Comentarios de Del escenario a la celda