Poema La calle del calvario de Juan de Dios Peza

La calle del calvario

de Juan de Dios Peza


Joseph Ramírez Dorantes,
era, hablando con verdad,
uno de los estudiantes
más cumplidos y galantes
de nuestra Universidad.

Era de honrada ascendencia,
su padre cifró su afán
en ilustrarlo a conciencia,
y a estudiar jurisprudencia
lo mandó de Michoacán.

Vivió, cual es de ordinario,
sufriendo algunos rigores;
y el centro universitario
lo nombró bibliotecario
del claustro de los Doctores.

Fue una borla su esperanza,
sin que de la suerte impía
temiera aleve asechanza,
y tan dado a la enseñanza
que un Dómine parecía.

Siempre a las contiendas hecho,
amaba la discusión,
y en la mesa y en el lecho
era un curso de derecho
su amena conversación.

En su memoria reunidas,
con invisible buril,
se encontraban esculpidas
las leyes de las Partidas
y del derecho civil.

Era alegre y zalamero,
decidor grato y sin par,
y en aquel claustro severo
era en la misa el primero
que se acercaba al altar.

¡Con qué entusiasmo estudiaba!
y era por su devoción,
si a un santo se celebraba,
el que a llevar ayudaba
el palio en la procesión.

Y a un tiempo afable y sencillo,
lleno de franqueza y fe,
sin buscar aplauso y brillo,
jugaba igual un tresillo
como bailaba un minué.

Y así de todos querido,
en lo mejor de su edad,
y por todos aplaudido,
juzgábanlo el consentido
de aquella Universidad.

II

Locuaz, osado, altanero,
de embozada condición,
era en el claustro severo
de Ramírez compañero
Roque Manresa y Leén.

En estudiar diligente,
cursando Filosofía,
era discreto y prudente
que en época tan creyente
él ni en el diablo creía.

Del Génesis y el Éxodo
burlábase por igual,
mas con tan discreto modo,
que le juzgaban en todo
sincero, adicto y leal.

Eran ambos estudiantes
alegres y decidores,
para los libros, constantes,
y según fama, galantes
y atrevidos, en amores.

Nunca se les vieron huellas
de asuntos envilecidos
por tenebrosas querellas
eran terror de doncellas
y espanto de los maridos.

Y eran ambos celebrados
por la grey alegre .y franca
de capences y .encerrados,
que no eran menos osados
que aquellos de Salamanca.

Bautizados por. alguno
de chispa y de buen humor,
con un apodo oportuno
llamaban "El Tigre", al uno,
y al otro " El Inquisidor".

III

¡Tiempos tristes los pasados!
el rigor era la ley,
cuando ilusos o engañados
eran los hombres quemados
de orden de Dios y del Rey.

Cuando nunca se atendía
el derecho y la razón;
y el que negaba o leía
iba a la cárcel sombría
de la Santa Inquisición.

De aquel proceder severo,
eran testimonio y nota,
pasmando a Méjico entero,
tres sitios: el quemadero,
el cadalso y la picota.

El progreso en su carrera
la picota derribó,
apagó después la hoguera,
y tras su llama postrera
sólo el cadalso quedó.

Mudo, terrible, imponente,
como fantasma servil,
fue Méjico, independiente,
y aun se asombraba a la gente
matando a garrote vil.

Se ve entonces de ordinario,
a Lento paso marchar
por la calle del Calvario,
con hopa y escapulario,
al que van a ajusticiar.

Siempre el toque de agonía
fue la voz nunca turbada
de aquella calle sombría,
a cuyo extremo se erguía
la horca odiosa y odiada.

La calle a todos arredra
y en las noches causa espanto;
que allí el infortunio medra,
y todos ven cada piedra
humedecida con llanto.

En sus contornos obscuros,
se oyen gritos sofocados,
maldiciones y conjuros,
y cruzan cabe sus muros
espectros de ajusticiados.

El pueblo, que nada olvida,
afirma con frenesí
que en la noche tan temida
el alma de un parricida
sale a penar por allí.

Y que. no son devaneos
ver, al dar las oraciones,
sobre. el altar de los reos
como terribles trofeos
luminosos .corazones.

Esa fúnebre capilla
que enluta eterno capuz,
pues en ella nada brilla
es tosca, pobre, sencilla
con un altar y una cruz.

Allí con solemne calma
entraba el que fuera en pos
como mártir, de una palma
antes de entregar el alma,
en el patíbulo, a Dios.

Allí cada sombra adquiere
más luto y más lobreguez
que el que en el cadalso muere,
allí reza el Miserere
por la postrema vez.

Allí causan a la par
compasión, miedo y pavor
frente a la cruz, el pesar,
la horca frente al altar,
frente a la horca, el horror.

No hay. martirio que. no estalle
en sitio tan funerario,
ni alma que allí no batalle,
pues tal capilla y tal calle
conducen siempre al Calvario.

IV

Una. mañana, salieron
Manresa y Ramírez juntos;
larga charla mantuvieron,
y entusiastas discutieron
sobre diversos .asuntos.

Un argumento, el mejor,
que a los dos les .preocupaba...
y trataron con calor,
era: ¿En qué estriba el valor?
y cada cual meditaba.

¿En desdeñar el abismo
que ante la muerte se ve?
¿En luchar con fanatismo?
¿En dominarse a sí mismo?
¿En ser invencible? ¿En qué?

-En dominarse; ¿no es esa
prueba de gran valentía,
con la dignidad ilesa?
-Tal es mi opinión, Manresa.
- Ramírez, tal es la mía.

-Pero hay casos en los cuales
tiembla el hombre sin querer,
pues son sobrenaturales..
-Yo todos los juzgo iguales,
porque querer es poder.

-Te asiste razón y es cierto;
¿mas si llegas a mirar
en noche, en claustro desierto
que se te aparece un muerto
y que te pretende hablar?

- Conseja, fútil conseja,
que el ánimo enfermo trunca
de un imbécil o una vieja,
pues el que la vanidad deja
no vuelve a la vida nunca.

.- Los Santos Padres dijeron,
acuérdate, en un concilio...
-Los Santos Padres mintieron
los pobres no conocieron
ni a Tibulo, ni a Virgilio.

- ¿Pero tú no juzgas ciertos
sus relatos consagrados,
que a firman los más expertos?
- Decir que vuelven los muertos,
no es cosa de hombres honrados.

-Siempre te encuentro de fiesta,
no pierdes tu buen humor
ni en una cuestión cual ésta,
y quiero hacer una apuesta
para probar tu valor.

- Lo que quieras, nada temo;
por bravo no me reputo,
pero soy digno en extremo;
ni con los diablos me quemo
ni con los muertos discuto.

Pues bien; te voy a decir,
y no me hagas un reproche,
pues lo puedes discutir:
no eres capaz de venir
al cadalso, a media noche.

-¿Pero qué, te has figurado
que soy tan vil y cobarde?
yo subiré a ese tablado,
aun estando el cuerpo helado
del que ahorcarán por la tarde.

-Tan bravo no te creí.
- Pues sábelo; así soy yo,
y de tal suerte nací.
- Pues yo te digo que no.
-Y yo te digo que sí.

-Ya que junto a la horca estamos,
en ella voy a poner
este libro que llevamos,
y cuando las doce oigamos
lo vendrás a recoger.

-Ve a ponerlo, nadie tiene
duda de mi altiva fe,
pues sin mancha se sostiene
que la media noche suene
y a recogerlo vendré.

Y alegres los dos cruzaron
las calles de la ciudad
de otras cosas conversaron
y así contentos llegaron
hasta la Universidad.

V

Llegó la noche sombría;
el espacio se enlutaba;
el viento horrible gemía;
la lluvia tenaz caía
y el cielo relampagueaba.

Una promesa hecha entonces
era un pacto temerario
esculpido sobre bronce;
oyeron ambos las once
y se fueron al Calvario.

Moviendo iguales sus piernas
cruzaron por la ciudad
que en esas noches eternas
sin lámparas ni linternas,
mostraban su soledad.

Pronto en el Calvario dieron;
de la capilla, al portal
por instinto se acogieron;
surgió un relámpago,
y vieron el patíbulo infernal.

- Voy por el libro y me esperas;
y así no me harás reproche.
-Ve y vuelve cuando tú quieras.

..............................

Y las campanas austeras
sonaron la media noche.

El que se quedó, veía
marchar con grave arrogancia
al que al cadalso partía,
y apoco, tan solo oía
sus pasos en la distancia.

Luego un rumor sordo y hueco
después un murmullo falso
como el engaño del eco,
y enseguida un golpe seco
en las tablas del cadalso.

Con ansiedad sobrehumana
el uno al otro esperó
y fue su esperanza vana,
pues despuntó la mañana
y Manresa no volvió.

No volvió, porque tocaron
sus manos, en el incierto sitio,
el libro que buscaron,
y sintió que lo tiraron
de la capa y cayó muerto.

.............

VI

No bien hubo amanecido,
Ramírez sube anhelante
al cadalso aborrecido,
y halló en las tabas tendido
el cuerpo del estudiante.

Lleno de horrible aflicción
cuando a su mente se escapa
de la muerte la razón
encuentra sobre un tablón,
prendida a un clavo, la capa.

Y a varios que lo seguían
les dijo el motivo justo
y todos se convencían;
-Sintió que lo detenían.
y es claro...¡murió del susto!



Analizar métrica y rima de La calle del calvario


Comentarios de La calle del calvario