Poema El nio solo de Gabriela Mistral

El nio solo

de Gabriela Mistral

A Sara Hbner

Como escuchase un llanto, me par en el repecho
y me acerqu a la puerta del rancho del camino.
Un nio de ojos dulces me mir desde el lecho.
Y una ternura inmensa me embriag como un vino!

La madre se tard, curvada en el barbecho;
el nio, al despertar, busc el pezn de la rosa
y rompi en llanto... Yo lo estrech contra el pecho,
y una cancin de cuna me subi, temblorosa...

Por la ventana abierta la luna nos miraba.
El nio ya dorma, y la cancin baaba,
como otro resplandor, mi pecho enriquecido...

Y cuando la mujer, trmula, abri la puerta,
me vera en el rostro tanta ventura cierta
que me dej el infante en los brazos dormido!


Analizar métrica y rima de El nio solo